Llega el buen tiempo y los bikers tenemos dos opciones: salir sin importar que empiece a llover a mitad de la ruta o bien quedarnos en casa comiendo torrijas y viendo procesiones.
Te voy a contar un secreto. Es en estos días de vacaciones donde los más pájaros aprovechan para coger un buen punto de forma. A partir de esta fecha es donde se nota quien ha hecho bien los deberes en pretemporada.

¿Llueve? No pasa nada. Vamos a darte unos consejos para disfrutar de los entrenamientos pasados por agua a la vez que evitamos costiparnos y el más difícil todavía, evitar que al día siguiente nuestra MTB haga más ruidos que el hombre de hojalata. ¿Preparado? Pues vamos a ello.

Hay que ser muy valiente para salir a dar pedales lloviendo. Alguna vez lo he hecho y debo decir que no es para tanto. A más lluvia, más diversión. Es así. Si no lo has probado nunca no podrás entenderlo.

No pain, no glory

No pain, no glory

La Ley de Murphy dice que lo habitual es que empiece a llover cuando estamos lejos de casa. Lo primero que debemos hacer es pensar en positivo. Cuando lleguemos a casa después de un entreno con lluvia seremos más fuertes, nuestra técnica será casi perfecta, nuestra piel estará hidratada y probablemente nos hayan salido branquias. Todos estos son los beneficios del agua.
Si vas a salir y hay previsión de lluvia, lo mejor que puedes hacer es:
- Llevar gafas con cristal claro o bien fotocromático.
- Si tu casco tiene visera, mejor que mejor.
- Chubasquero. Esto está claro. Pero además, lleva varias capas. El chubasquero es bueno porque no nos mojamos con el agua de lluvia, pero el chubasquero es malo porque nos empapamos con nuestro sudor. Por eso, si llevas varias capas en lugar de una gruesa, la humedad se repartirá mejor y no tendrás esa sensación de estar en el ártico cuando cojas velocidad en las bajadas y se te pegue la ropa al cuerpo.
- Cubrebotas. Este invento no es exclusivo de los ciclistas de carretera. Los pies se mojarán igual, pero un cubrebotas evitará que se te queden helados y que luego en casa te duelan con el agua caliente de la ducha.
- Rodillas. Salvo en verano, si sé que me voy a mojar, llevo como mínimo culotte pirata. Con las rodillas frías no soy persona.
- Guantes. Si no hace mucho frío, prefiero llevar guantes cortos. Igual es una manía pero siento que tengo más control del manillar.
- Paradas para tomar el bocata. Muy peligrosas. Si puedes, evítalo. Corres el peligro de quedarte frío cual pajarito.
- Trata de salir con alguien. Con lluvia todo resbala y ante una caída hay dos posibles escenarios:
-Si has salido solo, en el mejor de los casos te levantas deprisa antes de que te vea alguien. En el peor caso te quedas en el suelo formando parte del paisaje.
-Si has salido con alguien, en el mejor de los casos te señalan con el dedo y hacen mención a un elefante en una cacharrería mientras te echan una mano. En el peor caso tienes a alguien que te proporciona primeros auxilios.

Ley de Murphy

Ley de Murphy

Para cuando llegues a casa, debes:
- Ir directamente a la ducha. Saludar a la familia o dejar las cosas ordenadas está sobrevalorado. Si quieres evitar el resfriado, directo a la ducha.
- No tardes en ocuparte de tu bici. No la abandones hasta la próxima salida porque ella no lo haría. Lo ideal sería un proceso estándar de desengrasado – lavado – secado – engrasado. Si no es posible, al menos evita que se oxide la transmisión.
- Tomarte un chocolate bien calentito. Admitidas torrijas para acompañar.

Así que ya sabes, mira por la ventana antes de salir a dar pedales esta semana santa.
Asi debe ser

Nacho Rodríguez López (15 Posts)

Si en NBICI.es hay un deportista ese es Nacho, nuestro finisher. Nadador, corredor pero sobre todo ciclista a través de sus post nos contara como prepararse para afrontar todas esas marchas btt que tanto te gustan.


¿Te ha gustado este post?
Apúntate y recibe en tu correo más post como este