Desde NBICI.es queremos agradecer al Club BTT Sierra Grande de Hornachos está crónica tan completa y cercana, que nos han enviado y que compartimos con todos vosotros. La próxima edición es una fecha que hay que marcar en el calendario.

Tras una noche de insomnio, toque de diana a las 7 de la mañana. Amanece en Hornachos. Las primeras luces del día hacen presagiar una jornada estupenda. Antes de las 8 de la mañana todo está preparado y comenzamos a dar paso a los primeros madrugadores. Hora de entregar dorsales y regalos. Con Gladiator de fondo, los aparcamientos de la Piscina Municipal se llenan poco a poco de bicicletas y ciclistas. Se percibe en el ambiente algo de incertidumbre: el temor a la Sierra se acentúa por momentos a ritmo de Heavy Metal.

Poco a poco, los participantes se acercan al arco de meta, donde tras recibir unas breves instrucciones por parte de la organización, suena el cohete que indica el inicio de la prueba. Las 9:15 horas y todos los puntos conflictivos controlados. Breve y rápido paseo por el pueblo y enfilan la pendiente que coronarán en el pilar de San Francisco. Suena un nuevo cohete y salen como cohetes. En apenas 200 metros de recorrido ya se vislumbraba que no venían a dar un paseo. El grupo de casi doscientos corredores se estira en la primera recta. Comienza el tramo de vereda y pedriza, estrechez del camino, ligero descenso y ascenso continuado, donde surgen los primeros y casi únicos pinchazos del día. A continuación, más de cinco kilómetros de ascensión por camino se encargan de la selección natural del pelotón, hasta entonces no excesivamente separado. Un amplio número de participantes de la ruta larga (72 Km) van en cabeza, seguidos por los más preparados de la ruta corta (46 Km).

Tras coronar el Puerto de la Cruz, brazos en tensión, manos sobre los frenos y de pie sobre la bicicleta, descienden por una vereda técnica de kilómetro y medio de longitud, donde la velocidad alcanzada no les permite apreciar la belleza del entorno y el paisaje pero que quede constancia de que está ahí. Giro repentino a derechas y se dirigen al tramo más tranquilo de la ruta, no exento de algún repecho, donde el plato grande comienza a realizar su principal función: lanzar a los corredores hasta velocidades insospechadas.

Kilómetro 23: se separan las dos rutas. La ruta larga continúa por terreno favorable, dejando la Sierra a la izquierda y adentrándose en la dehesa, reforestaciones y matorral bajo, fundamentalmente de llanura, lo que les permite subir la velocidad media. Llegan al primer avituallamiento playero donde recuperan fuerzas algunos de los corredores… Otros ni se paran. Ya hay un grupo de tres destacados en cabeza, que continúan como flechas hacia la finca de “La Herrera”. Mientras tanto, la ruta corta cuenta en su kilómetro 26 (avituallamiento líquido) con un corredor destacado en cabeza, seguido a unos dos minutos por el segundo clasificado, que aprieta los dientes para intentar darle alcance y se dispone a afrontar una subida de kilómetro y medio. Al mismo tiempo, los corredores de la ruta larga han avanzado mucho terreno por la pista de Trasierra y llegan a la altura del avituallamiento líquido y el largo repecho.

A esa misma hora, en el pueblo, los vecinos comienzan a reaccionar y colocarse en algunos puntos para animar a los ciclistas. La cosa promete. Los miembros de la organización que están en el pueblo coordinando algunos puntos, marcan las últimas zonas, distribuyen a los voluntarios y se muestran sorprendidos por la rapidez con la que se está desarrollando la prueba.

Continúa de nuevo el trazado común para las dos rutas por la falda de la sierra, entre alcornocales, y con terreno rompepiernas. Hasta el momento, no ha habido percances que resaltar, salvo un par de bicicletas que ya están cargadas en el coche escoba porque han decidido no exprimirse más.

Tras reponer fuerzas en el siguiente avituallamiento y rodar en ligero ascenso por el único tramo asfaltado de la prueba, la ruta larga se desvía para afrontar la subida más dura del día mientras que la corta avanza recta hasta el punto kilométrico 59 (estipulado para ruta larga) donde se estableció un control de hora, dorsales y reducción de ruta, punto que algunos aprovecharon para acortar unos cinco kilómetros con respecto al trazado. Como decía, el ascenso de unos 800 metros aproximadamente trascurre entre la vegetación húmeda de la zona y tiene rampas de hasta el 23%. Un “pequeño regalo” que no sería el último del día. Descenso pronunciado de las dos rutas por zonas técnicas, con algún que otro socavón en la senda que propició una caída que necesitó de asistencia sanitaria. En las dos rutas tres corredores se disputan los puestos de cabeza, en la corta reduciendo distancias los perseguidores con el primero; en la larga aumentándose.

El resto de los participantes bastante dispersos, muchos compitiendo consigo mismo, otros disfrutando tranquilamente de la zona. Un poco de llaneo, nuevo tramo técnico y nuevo repecho del 17% durante unos 600 metros para acceder a la ermita de San Isidro por la parte trasera. Algo de líquido esperaba a los corredores en este punto. El calor no quiso tampoco perderse este evento y todo líquido era poco para sofocarlo. Giro a la derecha y tras tres kilómetros llanos, acceden al pueblo por el pilar de Palomas. Zona empedrada, giro repentino a la izquierda y subida al mirador del Pósito, que tras 70 kilómetros en las piernas los que más, 44 los que menos, se agarra y bien a las piernas. Pero entiéndannos, no podíamos dejaros marchar sin ver el pueblo desde lo más alto, con el embalse y las distintas poblaciones vecinas al fondo. Y en este punto, cuando muchos pensaban que todo sería descenso hasta la meta, nuestro cocinero particular tenía preparado un postre excelente. Giro a la izquierda y tramo de vereda de unos 700 metros, estrecha, con pedriza y empinada en algunos puntos que provocó que más de un corredor pusiera pie en tierra, para acceder a la fuente de los Cristianos, otro monumento que teníais que ver. Lo sentimos, es lo que tiene tener un pueblo bonito y poco tiempo para visitarlo.

Ahora sí, descenso rápido y vertiginoso. En la ruta corta, dos en cabeza disputándose el triunfo. Últimos dos cientos metros y sprint final. Meta al fondo. Los dos parejos… Y en la última milésima, el corredor que llevaba toda la ruta en cabeza es adelantado. Decepción para uno, alegría y satisfacción para el vencedor.

  • Ganador de la ruta corta José Penco con 2:40:16 (17,22 km/h).
  • Segundo clasificado Víctor Pérez con 2:40:18.
  • Tan solo un minuto y cincuenta y dos milésimas después, David García.

Los tres de la localidad de Hornachos. Pero lo sorprendente es que tan solo 9 minutos después y tras realizar treinta kilómetros más que los anteriores, aparece en solitario y más fresco que una lechuga Francisco Javier Molina (Hobbyweb Team), primer corredor de la ruta larga con un tiempazo de 2:49:21 y una media de 25,72 km/h. ¡Impresionante! A cuatro minutos Ángel Rodrigo (Art & Salud Fisioterapia) y cuarenta segundos más tarde que éste, David Parejo del Club Ciclista de Santa Marta de los Barros.

Y poco a poco, gota a gota, se fue consumiendo la 1ª Ruta que organiza el Club BTT Sierra Grande: en plan amistoso, intercambiando impresiones, animando a todos los participantes que iban cruzando la meta. Buscando la complicidad con los amigos, haciendo nuevas amistades… En definitiva, disfrutando de un día espectacular para la práctica de este deporte y aumentando poco a poco la familia ciclista de este nuestro recién creado y humilde Club.

Finalmente, no queremos terminar esta “breve” crónica sin agradecer una vez más a todos vuestra asistencia y vuestras opiniones y críticas constructivas. Por supuesto al Ayuntamiento de Hornachos por cedernos las instalaciones y mostrarnos su apoyo en todas y cada una de las cosas que le proponíamos. A las casas comerciales que han colaborado, a los voluntarios de Cruz Roja y Protección Civil, a la Guardia Civil y el Seprona, a la Policía Local, a los socios del club y, de manera especial, a los miembros de la Junta Directiva por el gran trabajo realizado.

¡¡Os esperamos a todos y a más el próximo año. Nos vemos por los caminos, compañeros!!

 

Carlos Herrera Sopeña (82 Posts)

Carlos es el Cannondale Fan Boy de NBICI.ES y además es un devorador nato de tendencias. En este blog además de traerte lo último en marchas BTT también te se encargará de reseñar accesorios, moda ciclista, proyectos...